Por qué tengo miedo

Lo que más he escuchado en este último tiempo, es acerca de los miedos. Quizás porque hay algo que está resonando en mí y gracias a mi entorno lo estoy mirando.

¿Cuántas veces el cuerpo te grita que hay algo que cambiar en tu vida? Primero empieza con un dolor muy suave, casi imperceptible...y claro no le hacemos caso... luego el dolor se agudiza, y seguimos sin darle mayor importancia...así que el cuerpo se remece, remueve, retuerce y en ese momento recién nos damos cuenta de que algo está pasando en mi interior...a veces sólo pensamos que algún órgano no está funcionando bien y puf! Tomamos alguna pastillita mágica y paramos el síntoma...pero al poco andar se repite y con más fuerza el dolor del cuerpo y el dolor emocional.

¿Cuántas veces te detienes a escuchar tu cuerpo? ¿Cuántas veces te detienes a escuchar tu voz? ¿Cuántas veces te detienes a comprenderte y entregarte amor?

Los miedos sólo vienen de esta cabecita loca que repite una y otra vez cosas que aún no suceden o que sucedieron hace mucho tiempo y seguimos aferrados a esos recuerdos como si estuvieran pasando en este preciso momento.

Se nos olvida el Poder que tenemos, el Poder de crear aquello que deseamos. Como dice Neal Donald Walsh en su libro "Conversaciones con Dios"... (Dios dice): Tú eres lo que piensas que eres. Cuando el pensamiento es negativo, se trata de un círculo vicioso. Tienes que encontrar un modo de romper el círculo.

Lo que hoy vives es algo que pensaste antes, lo creaste previamente. Si tu pensamiento es negativo, solo negatividad estás creando, si tu pensamiento es alegría con alegría te encontrarás. Pero estamos empecinados en seguir pensando lo mismo una y otra vez...y lo repetimos sin cansarnos...y seguimos con algo como...Mi vida es un desastre, y como es un desastre no sé como arreglarla...porque es un desastre y como es un desastre...como la arreglo...en realidad no tiene arreglo porque es un desastre...

En ese momento no nos damos cuenta que somos nuestro peor enemigo y que nos hacemos daño una y otra vez.

El miedo solo viene de nosotros hacia nosotros, no hay un afuera, es solo mi interior repitiendo algo que me daña.

Despertar a un nuevo pensamiento, a un nuevo deseo, a una nueva vida, es un ejercicio de cada día, es un ejercicio que vale la pena realizar para salir de nuestra propia trampa.

Que tengas un excelente día!

Un abrazo, Cherie